Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
Botox

Botox

Adiós a las arrugas de expresión
Me interesa

Hospitalización

No requerida

Recuperación

No requerida

Tiempo

30 min

Anestesia

No requerida

Resultados

3-5 días

Financiación

-
¿Qué es?
Preoperatorio
Postoperatorio

¿Qué es el botox?

El Botox o toxina bootulínica tipo A, es la neurotoxina producida por la bacteria Clostridium botulinum que después de ser purificada, se utiliza para tratar ciertos problemas musculares y para eliminar las arrugas.

La técnica del Botox se aplica en la frente y el contorno de ojos para conseguir un efecto rejuvenecedor con la desaparición de las arrugas en el rostro.

También se utiliza para tratar el exceso de sudoración en manos, pies y axilas, así como en otros campos de la medicina como en parálisis faciales y estrabismo, entre otros.

¿En qué consiste el tratamiento con Botox?

El tratamiento consiste en microinyecciones con las que se aplica el Botox directamente en el músculo, para relajarlo. De esta manera, se consigue atenuar las arrugas y marcas de expresión.

El tratamiento es sencillo y prácticamente indoloro.


Reduce y previene las arrugas finas y de expresión

Comencemos con el beneficio más conocido del Botox, su capacidad para reducir arrugas y líneas expresión, así como prevenirlas. Las líneas finas y las arrugas se forman en nuestra piel a medida que envejecemos porque nuestra producción natural de colágeno se ralentiza.

Las inyecciones de bótox bloquean determinadas señales químicas de los nervios, principalmente las señales que hacen que los músculos se contraigan. El uso más frecuente de estas inyecciones es relajar temporariamente los músculos faciales que causan arrugas en la frente y alrededor de los ojos.

Recibir inyecciones de Botox, puede ayudar al cuerpo a producir más colágeno natural. El botox además congela los músculos de la cara, lo que los obliga a relajarse. Cuando tu rostro esté más relajado, tus arrugas se suavizarán y desaparecerán.

Las inyecciones de bótox también se utilizan para tratar enfermedades que afectan el funcionamiento del cuerpo. Por ejemplo:

  • Distonía cervical. En este doloroso trastorno, los músculos del cuello se contraen de manera involuntaria, lo que hace que la cabeza se tuerza o gire a una posición incómoda.
  • Ojo vago (ambliopía). La causa más frecuente de la ambliopía es un desequilibrio en los músculos que son responsables por poner el ojo en posición.
  • Contracturas musculares. Algunos trastornos neurológicos, como la parálisis cerebral, pueden hacer que las extremidades se vuelvan hacia el centro del cuerpo. En algunos casos, estos músculos contraídos se pueden relajar con inyecciones de bótox.
  • Hiperhidrosis. Este trastorno se caracteriza por una sudoración excesiva incluso cuando la temperatura no es alta y no estás haciendo esfuerzo.
  • Migraña crónica. Si experimentas migrañas más de 15 días por mes, las inyecciones de bótox pueden ayudar a reducir la frecuencia de los dolores de cabeza.
  • Disfunción de la vejiga. Las inyecciones de bótox también pueden ayudar a reducir la incontinencia urinaria provocada por una vejiga hiperactiva.
  • Pulsaciones oculares. Las inyecciones de bótox pueden ayudar a aliviar las contracturas o las pulsaciones de los músculos que se encuentran alrededor de los ojos.

¿Como te prepararas?

Dile al médico si te han dado algún tipo de inyección de bótox en los últimos cuatro meses, también si tomas relajantes musculares, somníferos o medicamentos para la alergia. Si tomas anticoagulantes, es posible que debas suspenderlos durante varios días antes de la inyección para reducir el riesgo de sangrado o hematomas

Después de la intervención 

No frotes ni masajees el área de tratamiento por 24 horas. Esto puede ayudar a evitar que la toxina se disemine a un área diferente.

Pueden aparecer pequeños hematomas en la zona tratada, aunque no es lo más frecuente. Se recomendará evitar la actividad física intensa durante los primeros 3 días. La recuperación es inmediata y podrá retomar sus actividades habituales el mismo día del procedimiento. 

Resultados

Las inyecciones de toxina botulínica generalmente tienen efecto de uno a tres días después del tratamiento. Según el problema que se esté tratando, el efecto puede durar tres meses o más. Para conservar el efecto, necesitarás inyecciones de seguimiento regulares.

Compartir

Antes / después

Déjanos tus datos y te llamamos

INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS. Finalidades: Responder a sus solicitudes y remitirle información comercial de nuestros productos y servicios, incluso por correo electrónico. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No están previstas cesiones de datos. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en info@bless.clinic.  Información Adicional: puede ampliar la información en Política de Privacidad